Fito Paez en La Trastienda de Montevideo

Por • 19 Dic, 2008 • Sección: De Toques

Una presentación a lo “Rodolfo” que sirvió para renovar la vigencia del rosarino en nuestra capital.

NOTA: FERNANDO GARCÍA / FOTOS: MIGUEL JUNCAL

Con el formato Rodolfo a cuestas, Fito Páez se presentó el 9 de diciembre en La Trastienda de Montevideo; la velada fue la segunda de las dos noches que el rosarino compartió su música con nosotros.

Por espacio de más de dos horas de show el argentino se presentó con el formato mencionado, es decir, versiones de alguno de sus clásicos hechas especialmente para piano y voz.

En un ambiente apropiado para la realización de un show íntimo, Fito aparece en escena en el entorno de las 22 horas, se sienta a su piano y comienza con una pequeña “zapada” a modo de introducción; luego, con una luz tenue que lo enfocaba casi exclusivamente,  comenzó a compartir en formato piano parte de sus éxitos con el público. El comienzo fue con dos canciones de sus últimos dos discos, ‘Si es amor’ que justamente aparecía en el disco piano – acústico “Rodolfo” del 2007, y ‘Eso que llevas ahí’ del disco “El mundo cabe en una canción” del 2006, dos canciones que marcaron para el público cual iba a ser la línea del show.

Entre acto dio sus primeras palabras, hizo referencia a un “pesado” que había estado la noche anterior “chiflando” en medio de las canciones y molestando a los demás, con lo que sutilmente dejó claro que era lo que no quería para esa noche, y luego  anunció cosas “maravillosas” que sucederían en el show, a las que también llamó sorpresas.

La primera de esas sorpresas fue la invitación a escena de Coki Hernández y su guitarra, el artista líder de la banda argentina Coki & Burritos subió para interpretar con el acompañamiento de Fito en el piano la canción ‘Mother’, original de John Lennon. Una interpretación tan sobria como inesperada.

De nuevo solo, el rosarino se despachó con dos de sus más grandes clásicos, ‘Brillante sobre el mic’ y ‘Detrás del muro de los lamentos’, canciones que fueron acompañadas por las palmas de un público que recién a partir de ese momento se sintió “como en casa” con el artista.

Tras algunas palabras de agradecimiento y reconocimiento, Fito presentó a Hugo Fattoruso, una referencia para el artista según dijo. El uruguayo subió con un mar aplausos y se sentó al piano, mientras el argentino se paró frente al micrófono y a dúo interpretaron el clásico ‘Giros’. Una interpretación impresionante de dos artistas que mostraron lo grande que son, en particular por la mezcla de referencias directas y espontáneas a lo largo de la letra, y fundamentalmente cuando promediando la interpretación, Fattoruso comenzó a llevar la melodía entre el tango y el candombe, los ritmos más profundos de las capitales del Río de la Plata, para al final pasarse al bandoneón y terminar redondeando la interpretación de la noche. Un inédito interpretado por Hugo Fattorusso en solitario cerró su participación en el show; lo curioso del hecho es que se trataba de una canción escrita el mismo día de la presentación a partir de algunas ideas que Fito le había mencionado la noche anterior. Todo dicho.

Aplausos múltiples para la bajada de Hugo Fattoruso, y luego Fito se despachó con cuatro canciones más, el hiper clásico ‘11 y 6′ , coreado con entusiasmo por el público asistente, la mejor canción de su carrera ‘Tumbas de la Gloria’, una de las últimas realizaciones ‘La Despedida’, que como acotó el propio artista no estaba en la lista de la noche, y ‘Al lado del camino’, canción más que apropiada para lo que es el formato del show.

Luego el artista habló algo sobre lo vivido después del éxito de su disco del 92 “El amor después del amor”, cuando todos apuntaban a que hiciera un nuevo éxito y lo llenaron de presión, tras lo cual decidió volver a su ciudad natal y desde allí despejar su mente para hacer un nuevo disco, que terminó siendo “Circo beat” en el año 94. Este preámbulo lo enfocó hacia el punto de recordar el ‘Normal 1′ de Rosario y la canción que escribió sobre aquél recuerdo, fue entonces que para interpretarla subió Martín Buscaglia a escena. Obviamente que la ovación fue de la mano de la sorpresa, y la interpretación que juntos hicieron de ‘La rueda mágica’ fue otro de los puntos destacados de la noche.

Martín bajó para dejarle su lugar a Coki que volvió con su guitarra pero esta vez para acompañar al rosarino en sus tres últimas interpretaciones. La primera fue ‘Polaroid de Locura ordinaria’, la canción más “volada” de su carrera, la otra fue ‘Ciudad de pobres corazones’, para la que Fito dejó su piano a un lado y se calzó su guitarra, para entre riffs y distorsiones interpretarla en forma majestual. Y por último la que se suponía, ‘A rodar la vida’, una de las canciones más recurrentes a la hora de partir hacia algún lugar. Entonces fue tiempo del adiós, aunque fue un adiós momentáneo, ya que cinco minutos después y tras el reiterativo cantito de “ole ole ole, fito, fito”, el espigado músico argentino volvió a escena, ya sin el saco y la camisa negra con la que había realizado el espectáculo, vestimenta que cambió por una hering negra que además de hacerlo sentir más cómodo, denunciaba ante los espectadores una incipiente pancita. Apareció y se paró al borde del escenario para interpretar ‘Un vestido y una flor’ a capela. Pero decir a capela no significa que hizo una interpretación él solo con el micrófono, sino que fue sin micrófono, o sea “totalmente a capela” y con un silencio cómplice de los espectadores que le permitieron al artista llegar a su tono. Sin duda fue el último de los grandes momentos de la noche.

Previa a la despedida subieron una vez más Martín Buscaglia y Coki para acompañar al rosarino en los coros de la interpretación de la canción ‘Dar es Dar’, que como se suponía hizo explotar a La Trastienda en la comentada noche de martes, y que tuvo en su final la despedida de todos los invitados participantes. Luego, tras una prolongada ovación, Fito en solitario interpretó ‘Mariposa Teknicolor’, la cual terminó con una especie de “zapada para piano” que envuelta en el entorno ambiental del lugar le dio al espectáculo el cierre que se merecía.

Fecha         : 9 de diciembre de 2008

Lugar         : La Trastienda, Montevideo (ROU)

Asistencia  : 100 %

Etiquetado con: , , , , , , , ,

3 comentarios »

  1. La verdad que el espectaculo fue un placer me senti comodo la acustica es buena y la barra de novela
    Fito no me sorprende en absoluto sus espectaculos , es muy profesional y talentoso .
    Lo unico que tengo para decir es GRACIAS por el momento vivido despues de ver a Fito Paez fui papa de Lucero y Fito siempre lo tengo en mi corazon no se no tiene nada que ver (quizas ) pero es asi la cosa .

  2. que lindo post… yo fui la primer noche… también fue maravillosa (a pesar del ‘pesado’ que, a propósito, estaba a menos de medio metro de distancia…)
    hubiese sido lindo ver a buscaglia junto a fito… tal vez haya algún videíto por la vuelta
    hay rumores de que vuelve a la trastienda en marzo… yo me anoto!

  3. LA VERDAD ES UN PLACER VER A ESTAS MARAVILLOSAS PERSONAS FRENTE A UN ESCENARIO REPRESENTANDO EN OTROS PAISES LA CLASE DE MUSICA QUE REPRESENTA NUESTRA CULTURA URUGUAYA!

    BESOS,MELANI DE MALDONADO.

Escribe un comentario